Acabo de terminar la Licenciatura en Comunicación, y alguien me hizo una pregunta: ¿Ya tienes pensado qué vas a hacer con tu carrera?, fue entonces cuando me puse a reflexionar al respecto.

Quiero contarles la historia de Francisco, un hombre de cuarenta y cuatro años, artesano platero originario de Taxco, Guerrero. Durante gran parte de su vida ha trabajado este metal precioso, heredando el don de sus familiares, que por varias generaciones se han dedicado a tan noble oficio.

Fran, como lo llamamos, vivía en Taxco, hasta que por circunstancias muy delicadas el mercado de venta directa de plata en esa ciudad se desmoronó estrepitosamente y junto con él el negocio de Francisco, por esta razón se vio obligado a migrar a la Ciudad de México y a abandonar su oficio,  su familia, sus costumbres y tradiciones.

Al platicar con él, noté su experiencia, conocimiento y la pasión con que se expresaba, fue así como le propuse retomar sus actividades y buscar nuevos mercados, principalmente orientándolo en el entorno digital, usar las herramientas que éste ofrece y diseñar un plan de negocio -incluyendo el marketing, que es mi área en esta empresa-.

El  haber estudiado mi carrera, en esta época y en esta etapa de mi vida, me insertó a la vanguardia del mercado, me hizo conocer a fondo el contexto digital, interactivo y global en el que el mundo de los negocios, la cultura y la comunicación se mueven hoy en día.

Gerardo-Pereyra-Talento-UTELInvité a Francisco a “Expo Joya”, la exposición joyera más grande de América Latina, celebrada en la ciudad de Guadalajara, quería que él  viviera la experiencia de la parte exterior del mercado de la plata, pues él trabajaba con pasión de sol a sol en su taller para manufacturar sus artesanías. Como se imaginarán, Fran despertó a un mundo nuevo, y su pasión revivió, conoció nuevos métodos, vio más oportunidades de negocio, exploró nuevas herramientas de difusión y volvió muy animado y más apasionado que al llegar -Objetivo cumplido-.

Lo cierto es que en el mundo hay muchos Franciscos, hábiles en diversas disciplinas pero perdidos en el anonimato, o lo que es peor, trabajando para otros en lugar de explotar sus destrezas y cumplir sus sueños.

El “bonus track” -o pilón, como decimos en México- es que con Fran, desarrollamos una hermosa amistad, que nos ayuda a trabajar juntos. En este proyecto también están participando su esposa Raquel, experta vendedora de las maravillas que produce Fran, y Alan, otro amigo, Licenciado en Negocios Internacionales,  quien está diseñando el plan de negocios, e inclusive buscando mercados en el exterior, con posibilidades reales de llegar a la meta.

La carrera me dio innumerables herramientas y habilidades que me ayudaron a relacionarme en Expo Joya, con expertos de marketing  para hablar de igual a igual. Los programas que la Universidad está poniendo en marcha -como por ejemplo- Talento UTEL, me inspiraron a comenzar con esta actividad; para descubrir entre la gente común, personas sobresalientes, muy habilidosas, como Francisco, con  un enorme potencial, y ayudarlos a desarrollarse, como personas – en primer lugar – y como profesionales, para vivir de su don.

Casi tengo una respuesta absoluta a la pregunta: ¿Qué quieres hacer con tu carrera?, quiero ayudar a muchos Franciscos  a revalorizarse a sí mismos, a poder explotar sus habilidades y dones, convertirlas en negocio y difundir sus historias, para que ellos y lo que producen sean conocidos.

Contribuir, desde mi lugar, en mi área, para de a poco, de una persona a la vez quizás, cambiar sus historias, que en la sumatoria, cambiaremos el mundo. Sí, todavía creo que el mundo puede mejorar, al menos a nuestro alrededor.

Gerardo Pereyra
Licenciatura en Comunicación