Durante la pasada sesión del Consejo Académico de la Universidad UTEL, tuvimos oportunidad de  escuchar “La andragogía para la movilidad social en el entorno digital”, ponencia a cargo del Dr. Manuel Ortega y Ortega, quien fuera Director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) y fungió como Subsecretario de Educación e Investigación Tecnológica de la SEP, además de ser Asesor Comisión Nacional del Libro de Texto Gratuito.

El Doctor Ortega habló acerca del análisis de la información obtenida, que en cumplimiento de los objetivos de la reforma educativa, se obtuvieron en las evaluaciones del desempeño de los maestros y los resultados de los alumnos de educación básica en el año 2015, concluyó que donde hay mejores maestros, hay alumnos que acreditan el aprendizaje y viceversa.

“El desempeño de los maestros incide sustancialmente en el aprendizaje de los alumnos.”

Por tanto, al ser los maestros el factor más importante en la educación escolar de los alumnos, es indispensable mejorar su desempeño.

Posteriormente, comentó que el concepto y la práctica de educación a distancia no es algo nuevo, ya hace bastante tiempo (más de un siglo), la educación por correspondencia era utilizada para el aprendizaje de diversas materias y tecnologías, obviamente se trataba de un sistema lento y con un alumnado pequeño; la posibilidad de contar con una educación masiva a distancia o como ahora: en línea, se presentó después con las innovaciones, aplicaciones y modificaciones en el campo de la electrónica.

Asimismo, mencionó que en la preparación de los adultos, dos sistemas son los más utilizados: para el desarrollo de los RRHH y la educación para los adultos. En el primero, el control de las metas a alcanzar y los propósitos que pretenden con este aprendizaje lo define la empresa u organismo interesado, en su mayoría se trata de programas que buscan la mejora del funcionamiento y producción de la empresa, es decir cursos o capacitaciones que los trabajadores toman a solicitud de sus empleadores en donde por lo general el alumno tiene un comportamiento pasivo.

En la educación para adultos, el individuo tiene el control de su aprendizaje en función de sus intereses personales. La motivación de la gente es fundamental, puede tenerse el mejor programa detalladísimo de estudios, pero si la gente no lo quiere, no lo hace. Esta modalidad responde a la inquietud del individuo y el resultado, puede ser el desarrollo personal, la cultura general e incluso la diversión.

Por lo tanto los roles de alumno y profesor, sufren un cambio, al alumno es un aprendiz activo que llega con toda una experiencia de su vida anterior, y debe conservarla al mismo tiempo que comienza y el maestro es el facilitador, profesional del aprendizaje que reacciona a las necesidades que expresan.

El Maestro Ortega y Ortega, concluyó su participación mencionando que la educación en línea tendrá su mayor impacto y efectividad, cuando con la utilización de los nuevos instrumentos de comunicación y con el suficiente personal capacitado, se logre llevar a la educación de adultos a un ritmo más acelerado y a una población más numerosa.

UTEL Editorial