Se le conoce al derecho fiscal, como la rama del derecho público que se encarga de regular las normas jurídicas que permiten al estado ejercer su poder tributario con el propósito de obtener de los particulares un sufragio en el gasto público, en áreas encargadas de la consecución del bien común, organizando y clasificando toda la información, legislación y normatividad relacionada con los impuestos, lo tributario y lo fiscal.

Otra definición de esta rama es: ”el sistema de normas jurídicas que de acuerdo con determinados principios comunes a todas ellas, regula el establecimiento, recaudación y control de los ingresos de derecho público del estado, derivados del ejercicio de su potestad tributaria, así como las relaciones entre el propio estado y los particulares considerados en su calidad de contribuyentes”.

Siendo un conjunto de normas que refieren al establecimiento de impuestos, derechos y contribuciones especiales, el derecho fiscal es todo aquello relativo a los ingresos del estado provenientes de las contribuciones y las relaciones entre el  propio Estado y los particulares, con motivo de su nacimiento, cumplimiento o incumplimiento a los procesos oficiosos o contenciosos que pueden surgir y a las sanciones establecidas por su violación.

Hay autores que determinan que esta rama del derecho público es parte del derecho financiero, el cual estudia la recaudación e imposición de los tributos cuyas normas son susceptibles de coordinarse en un sistema científico, por ser las que regulan de un modo orgánico una materia bien definida, la relación jurídico-tributaria desde su origen hasta su realización.

La relación tributaria se justifica en la necesidad del estado de obtener fondos para financiar sus actividades, para lo cual se requiere un sustento económico proveniente de los ciudadanos, particulares o gobernados, quienes son los que se benefician de obras públicas, comunicación, seguridad social, educación, entre otros; por lo tanto al pagar impuestos las personas y empresas contribuyen al desarrollo de la sociedad y por consiguiente a su propio desarrollo.

En conclusión, por derecho fiscal se entiende todo lo relacionado con los ingresos del estado provenientes de los contribuyentes y las relaciones entre ellos que tienen como objeto recaudar los ingresos necesarios para la atención de los servicios públicos y el logro del bien común.

Iván Mendoza
UTEL Editorial