Cuando tenemos frustración ante ciertas situaciones debemos reconocer que el conflicto se genera de manera interna en nosotros, asimismo es importante saber que este sentimiento es necesario en muchos sentidos para nuestro proceso de aprendizaje, ya que sin él no tendríamos la posibilidad de retroalimentar los errores que surgieron a lo largo de dicho proceso.

Pero como bien se sabe, la frustración se manifiesta de una manera en la cual surge un sentimiento de enojo o molestia para con uno mismo porque la situación que se planeó con anterioridad no surgió de la manera en la que la esperábamos.

¿Cómo puedo trabajar sobre mi frustración?

Es ahí donde surge la necesidad de cómo trabajar sobre este sentimiento. El primer punto que podrías abordar es reconocer que todos tenemos errores y que dichos errores nos ayudan a mejorar, sin embargo, muchas veces la frustración se da porque queremos que el proceso en el cual estamos trabajando no tenga ninguna modificación pero que tenga el mismo resultado. Es necesario preguntarte con conciencia si lo que estás haciendo es siempre lo mismo, entonces ¿por qué espero un resultado distinto?

Reconocer que tienes frustración por alguna situación es muy importante ya que muchas veces lo tienes presente en la mente, pero no lo plasmas y no lo ves, por lo que la solución se pierde en un círculo vicioso de pensamientos erróneos. Es por eso la importancia de reconocer que estás frustrado sobre una situación en específico; entonces debes iniciar por una, aunque tengas muchas desglosa tu pensamiento en situaciones individuales, esto te permitirá tener un poco más de control y sinergizar todos tus recursos ante un escenario determinado.

Después de que tienes el conflicto claro, ten en cuenta que cuando un pensamiento llega a la mente es difícil modificarlo y más si te encuentras en el lugar o repitiendo la situación como se menciona en un punto anterior; entonces la frustración se manifiesta por medio de un sentimiento de enojo y como tal es necesario tener control sobre nuestro cuerpo para poco a poco apaciguar nuestra mente, por lo que debes tomar distancia de la situación, el lugar o la persona que en ese momento te genere frustración.

Lo que me lleva a mi siguiente punto: mientras estás en un momento de distanciamiento, piensa, analiza y deja fluir tu mente ante todas las posibles soluciones que puede tener el conflicto por el cual te encuentras, no importa que sean absurdas o imposibles, concéntrate solo en lo que podría ser una solución y sé consciente que esto lo haces para dejar fluir las ideas y no estancarte en el mismo pensamiento que te tiene atorado y no te permite obtener un nuevo resultado; una vez que tus ideas empiezan a avanzar debes descartar opciones o puedes pedir ayuda para tener un segundo punto de vista.

Si necesitas ayuda puedes pedirla

Recuerda que existen diferentes tipos de ayuda: la ayuda informal que nos pueden ofrecer las personas que nos rodean, amigos, pareja o familiares; pero también recuerda que existe la ayuda formal donde están las personas especializadas en el área de la salud mental y pueden apoyarte sobre la orientación del conflicto que tienes.

Ya que decidas cuál es la mejor opción para seguir ejecútala y evalúa los resultados, recuerda que la frustración es necesaria para nuestro proceso de aprendizaje y mientras más consciente seas de que las situaciones por las que te encuentres en algún momento podrán tener alguna manifestación de frustración, te ayudará a siempre tener presente que necesitas modificar algo para obtener un resultado distinto.

Recuerda que en ti está el cambio y la decisión de no repetir el mismo proceso queriendo obtener un resultado distinto, sé consciente de que cuando es necesario puedes pedir ayuda y que lo importante no es el resultado, sino el aprendizaje que tuviste mientras llegabas a dicho punto.

 

Psic. Marcos Jesús Marchand Roldán 

Orientación Psicológica
Programa de Éxito Académico y Profesional (PEAP)

 

Bibliografía:

 


Estudiar en línea