La psicología organizacional estudia los fenómenos relacionados a los entornos laborales, siendo la confianza y la productividad factores medulares a considerar, las relaciones de trabajo no son sólo de tipo empresarial, aquí la comunicación humana, los vínculos interpersonales juegan un papel importante en el mantenimiento de una atmósfera sana laboral.

El grado de productividad de una empresa depende de múltiples factores, uno de ellos es la confianza, esta está descrita por el grado de empatía en las redes de comunicación en el contexto laboral, entiéndase como una red al sistema de flujo comunicacional, es decir, vertical, horizontal, ascendente o descendente.

El clima laboral depende en buena medida de cómo se perciben unos a otros, por esta razón hay que hacer empleos de todos los canales de comunicación para hacer sentir al empleado ordinario que es parte de la empresa, que su actuación ahí importa y es valiosa, hacer sentir que su estancia ahí es útil y forma parte del logro de los éxitos conseguidos.

Cabe subrayar algunos aspectos que generan la desconfianza, estos se traducen en aislamiento laboral, una atmósfera hostil, negación de las labores del empleado, no tener habilidades directivas ni capacidad de resolución de problemas, caos en las situaciones de crisis y escasa retroalimentación del trabajo.

Los consultores externos en psicología organizacional pueden detectar qué se está haciendo mal o en qué aspectos hay que apuntalar para fortalecer a la empresa. Su visión ajena al entorno interno ofrece auténticas ventajas ya que no influyen en ellas relaciones de tipo sentimental ni favoritismos, asimismo podrán hacer un análisis detallado de los puntos débiles en las diferentes áreas.

Las agencias externas, con un equipo de asesores entendidos en la comunicación y los problemas organizacionales otorgarán nortes de hacia dónde se debe dirigir la empresa, en lo que concierne a la administración de personal o el departamento de recursos humanos, diseñarán una planeación estratégica que recupere o fomente la confianza entre las distintas jerarquías que conforman a la empresa.

La competitividad en las empresas hace la diferencia, esto se gana con base a la confianza, fruto de que el empleado está motivado y tiene ambición por destacar, no de una forma individual sino como parte integral de un equipo de trabajo, cabe recordar que los éxitos en una corporación siempre son compartidos o deben ser así y dependen mucho de una correcta y buena psicología organizacional. De esta manera te exhortamos a que abras lazos comunicativos con tus compañeros y nutras tus relaciones de trabajo.

Adair Rodríguez
UTEL Editorial