El inicio de la vida laboral trae consigo una revolución de pensamientos y planear el futuro es una de las ideas más recurrentes, tal vez una de las preguntas que más ronda tu cabeza es ¿qué pasará conmigo cuando me jubile?

Las Administradoras de Fondos para el Retiro, mejor conocidas por afores, son las entidades financieras dedicadas de manera exclusiva y profesional a administrar las cuentas individuales de ahorro para el retiro de los trabajadores.

Para su validez, estas deben contar con la autorización de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y estar sujetas a la regulación y supervisión de la Comisión Nacional del Sistema del Ahorro para el Retiro.

Las afores funcionan como una cuenta de ahorro individual, integrada por un aporte monetario bimestral brindado por tres entidades; el trabajador, la empresa a la cual se labora y el gobierno.

Dicha cuenta se invierte desde el primer día para generar un rendimiento y a la vez incrementar el saldo de la misma; las Sociedades de Inversión Especializadas de Fondos para el Retiro (SIEFORES), son las encargadas de llevar a cabo esta tarea.

Las SIEFORES se subdividen en 5 puntos con el fin de brindar mejor atención a los trabajadores. Estas son:

SIEFORE 1. Menores de 26 años
SIEFORE 2. Entre 27 y 36 años
SIEFORE 3. Entre 37 y 45 años
SIEFORE 4. Entre 46 y 55 años
SIEFORE 5. Mayores de 56 años

De esta manera, los recursos de los trabajadores más jóvenes se invierten en instrumentos diversificados, en cambio, a medida que el trabajador envejece los métodos de inversión se vuelven seguros y menos riesgosos.

Cabe aclarar que aunque los bancos son dueños de muchas de ellas, las afores no son bancos ni aseguradoras, son instituciones que se dedican exclusivamente a promover un sistema financiero de pensiones justo, equitativo y viable.

Wanda Mirel Solorio García
UTEL Editorial