El ecoturismo siempre ha existido e incluso ha dado motivo de crear los primeros viajes organizados. Ya en tiempos de Thomas Cook, donde el descanso y salud empezó a ponerse de moda, nadie pudo imaginarse que el turismo de masas llegaría hasta lo que es hoy.

El ecoturismo es un estilo de viaje donde el medio natural, la observación y la ética o respeto por el lugar a donde viajas están por encima de tu experiencia. Como viajero es una filosofía de vida que te acompaña a ti y a los tuyos en tu mochila, pero ¿a dónde viajan los ecoturistas?

Principalmente, se alejan del turismo de masas, de los grandes alojamientos, ciudades y actividades que van por libre de las poblaciones locales. Eso que llamamos sostenibilidad y que está tan de moda en el marketing y promociones de todas las empresas del mundo, no es más que el equilibrio justo entre la economía, sociedad y medioambiente; y para conseguir esto, los promotores del destino y las empresas locales tienen mucho que decir.

Si eres amante de la naturaleza y crees en las posibilidades que tienen los lugares rurales, las pequeñas empresas y las actividades o iniciativas que trabajan en este tipo de turismo, te diré que ahora es un buen momento para comenzar. La pandemia ha devuelto la oportunidad olvidada a muchos de estos lugares.

Si quieres hacerte rico, implementar una fórmula de trabajo tipo “corporativa”, invisibilizar las iniciativas locales o las personas que han comenzado sus pasos antes que tú o aprovecharte del marketing que atrae estos lugares escondidos en la naturaleza, te diré que no es tu tipo de negocio.

Te recomiendo que compres un cuaderno o uses un medio digital para anotar todo lo que tenga que ver con tu idea.

Te daré algunos consejos que, en mi opinión, son fundamentales para emprender un negocio o iniciativa de turismo sostenible o ecoturismo.

  1. Si sabes de algo, prepárate más. Especialízate. A menudo la parcialidad de visión que nos trae la ilusión o la experiencia es contraproducente para no dejarnos ver el “bosque” completo. El mundo del ecoturismo tiene matices y normativas específicas que hemos de conocer para trabajar con legalidad y ética.
  2. Googlea noticias interesantes, observa otras iniciativas similares, pon alertas para seguir también a las organizaciones en sus redes sociales. Esto es fundamental para hacerte una imagen realista y no solo idealizada. Anota todo lo que veas que puede servirte para el comienzo o para cuando estés en activo.
  3. Haz un diagnóstico de la zona, de las empresas que están trabajando o iniciativas que podrían complementar tu negocio. Busca si existen ya asociaciones, instituciones o personas que trabajen en esa misma sintonía. La unión hace la fuerza.
  4. Utiliza herramientas digitales para optimizar tu tiempo y minimizar el gasto de papel, transporte, La tecnología puede ser un gran aliado si la usamos correctamente.
  5. Trabaja con personas y empresas locales que además sean respetuosas con la cultura, la naturaleza y la economía de la zona. En ecoturismo es importante fomentar la cooperación de la zona. La competencia no es una especie de este ecosistema, la verdad.
  6. Utiliza tu actividad y tu empresa como plataforma de la concienciación. Esto es que en cada etapa desde el comienzo de tu actividad revises que tu diálogo interno en cada una de las partes de tu empresa y que el diálogo para los futuros viajeros sea el mismo. Ya sabes el lema: “Travel, enjoy, respect”

Si algo hemos aprendido con la pandemia y los cambios en nuestros hábitos es que la naturaleza es imprescindible y sanadora, así que fomentar la creación de empresas o iniciativas ecoturísticas y sostenibles puede ayudar a que estos ecosistemas no se masifiquen y puedan ser preservados para las generaciones y especies naturales futuras.

 

Noelia Suárez Fernández

Project Manager de la Reserva de la Biosfera Fuerteventura

Perfil de Linkedin https://www.linkedin.com/in/noelia-suarez-fernandez/