Se conoce como parálisis por análisis a ese estado donde nunca se empieza a implementar o desarrollar prototipos, porque el emprendedor está inmerso en una permanente fase de análisis de información motivada por la búsqueda de la perfección digital.

Te habrá pasado alguna vez que ante una situación importante donde vas a tomar la mejor decisión, te sientes bloqueado al momento de emprender al contemplar todas las posibles opciones, los pros, los contras, los que pasaría si… Pero, cuando asumes una opción no eres capaz de desprenderte de alguna de las otras, esto es lo que se conoce como parálisis por análisis. Vamos a ver con un poco más de detalle de qué trata y qué es lo que podemos hacer en este tipo de situaciones.

Según Barry Schwartz, un psicólogo americano, “el exceso de opciones para escoger hace infeliz a la gente”. Postula que, si no hay opciones para elegir y el resultado es malo, el responsable de ese resultado es el mundo. Pero si hay muchas opciones y elegimos nosotros, si el resultado es negativo seremos los responsables por no haber hecho la mejor de las elecciones posibles”.

Esta etapa, ahora inherente al mundo digital, detonada por la falta de seguridad de no tener los conocimientos o el aprendizaje necesarios para poner en marcha efectivamente los emprendimientos y avanzar hacia adelante con resultados tangibles a la hora de emprender, está impactando directamente el desarrollo de infoproductores, coaches, speakers y entrenadores para generar productos digitales, que el consumidor está esperando con ansias para conocer y utilizar.

Desarrollar la estrategia digital ideal para tomar acción de forma lógica y efectiva con el fin de dar ese primer paso y superar la parálisis por análisis, es una de las tareas de alto rendimiento que más cuesta ejecutar a los emprendedores porque está ligada directamente a la forma en la que toman sus decisiones.

Usualmente para tareas de bajo rendimiento, el poder de decisión del emprendedor es más efectivo, más rápido y esto sucede a diario. Las personas estamos tomando decisiones todo el tiempo: qué color, qué sabor, a qué hora, y estas decisiones son tan sencillas porque inconscientemente calculamos el riesgo que, para el caso, es bajo y lo percibimos más fácil; en cambio, lo que nos genera ansiedad, miedo o pérdida, nos pone más alerta, nos asusta. Ahora, si trasladamos este miedo al nivel emprendimiento y hablamos de ese video, ese post, esa llamada, o ese e-mail que representan un alto impacto y un mayor riesgo, lo evitamos, nos blindamos, porque sentimos que nos cuesta y perdemos más.

Jacobson, Ivar, Grady Booch, and James Rumbaugh. El Proceso Unificado de Desarrollo de Software. México: Addison-Wesley, 1999. Describe una metodología práctica que ha supuesto uno de los modelos de mayor trascendencia de los últimos tiempos en el mundo de los sistemas informáticos modernos. “En una partida de juego de tablero o de mesa, una situación de parálisis por análisis se produce cuando un jugador utiliza, para realizar su jugada, una cantidad de tiempo superior a lo deseable o recomendable, provocando un período de inactividad que atenta contra la propia finalidad del acto de jugar”.

Pensar en equivocarse en cualquier tarea produce miedo, temor a no saber si se está ejecutando bien o mal; así, empezamos a evadir y dilatar a toda costa realizar esa actividad, lo que produce que bloqueemos nuestra toma de decisiones. También, sentimos que se nos dificulta más elegir el momento para dar ese primer paso y nos autosaboteamos, no creemos en los recursos que ya tenemos y buscamos fortalecerlos aún más a través de la información que nunca es suficiente; entonces, cada vez que estamos listos, nos autoimponemos un nivel más alto buscando llenar ese espacio con mayor información y terminamos sin accionar, sin crear prototipos, ni testearlos.

Todo esto es lo que se conoce como parálisis por análisis, ese estado en el que vivimos constantemente analizando y no tomamos acción, vivimos en búsqueda de esa perfección autoimpuesta que bloquea nuestra toma de decisiones cuando pensamos en avanzar y poner en marcha el emprendimiento. Aquí es donde necesitamos las estrategias para emprendedores, esas guías, ese “¿cómo lo hiciste?” de alguien que tenga experiencia llegando a donde tú quieres ir, y que además tenga el conocimiento que te pueda llevar de la mano, eso que comúnmente llamamos perspectiva.

Entonces, de aquí parte el quiebre para cambiar la dinámica de la toma de decisiones, empezando por las de bajo riesgo como paso inicial de la estrategia para salir de la parálisis por análisis. Elegir qué y cómo lo queremos hacer es empezar a controlar la forma en la que percibimos nuestro emprendimiento y darle otro significado, uno que nos motive a realizar esas tareas pendientes, sacándonos de la zona de confort, porque para obtener resultados diferentes es necesario accionar diferente. Si venías decidiendo en automático, ahora necesitarás accionar con estrategia y determinación, elegir exactamente qué quieres hacer basado en el objetivo a alcanzar y desarrollando los pasos que se requieren para llegar a esa meta.

Así que si hoy te preguntas cómo lograr ese primer paso sin temer a no estar listo, la respuesta es: usa una estrategia sencilla, cuando somos conscientes que nos estamos tardando mucho tiempo es importante limitar las opciones. No podemos entrar a comparar todas las variables de las que disponemos porque continuaremos afectando el factor tiempo y tendremos cero acción, tener demasiadas opciones nos puede llevar a nunca lograr elegir por donde vamos a empezar; la otra alternativa es identificar una de las opciones que cumpla con la mayoría de las características que necesitamos, así tendremos un porcentaje de efectividad aceptable.

Por último, es importante definir fechas para dar comienzo a las acciones. Ahora, como alternativa, podemos inclinarnos por tomar una opción no definitiva que pueda llegar a cumplir con las expectativas, contemplando que podemos llegar a modificarla después y cambiar de rumbo, Así habrá opción de accionar a modo test y si definitivamente no somos capaces de tomar acción para salir de la parálisis por análisis por nuestros propios medios, viene de nuevo la búsqueda de la perspectiva de otros, de un profesional en el tema que nos guíe en función de las circunstancias.

Para cerrar, imagina las consecuencias de cada una de las alternativas llevándolas al extremo, así tendrás en tu mente los posibles escenarios y esta visualización puede llevarte a decidir más fácil.

“Los sueños sí se cumplen, defínelos, planéalos y trabaja por ellos”

 Angélica Peña Santos
Speaker Experta en Orientación al Logro y Productividad
CEO Community Service Business
LinkedIn | Instagram

Si quieres conocer a Angélica y más sobre sus tips de productividad conéctate a nuestro Discovery Day el próximo sábado 21 de noviembre.


Programas en línea