El turismo alternativo surge como una posibilidad de cuidar la sustentabilidad del medio ambiente a través del fomento y difusión de actividades recreativas desarrolladas dentro del contexto de una comunidad, en donde los turistas participen y estén en contacto con la naturaleza, interactúen con la población local y las expresiones culturales propias de las comunidades, respetando los patrimonios cultural, histórico y natural. En este tipo de turismo se tiene consciencia sobre los valores sociales, naturales y comunitarios.

Se trata de una oportunidad de fomentar en los viajeros la necesidad de respetar y salvaguardar los patrimonios propios de la región, considerando aspectos económicos, sociales y ambientales, que ha generado la aparición de organismos no gubernamentales que a través de ONG’s ejercen una importante presión para el desarrollo de políticas y estrategias de conservación y cuidado de los recursos.

A diferencia del turismo masivo, caracterizado por el desarrollo de grandes instalaciones de alojamiento y esparcimiento, en el que los turistas presentan hábitos consumistas y servicios sofisticados, el turismo alternativo es un modelo más participativo en el que se considera una evolución cultural del hombre individual y social.

Modalidades y características

Los tipos de turismo alternativo surgen como opciones viables para atraer al turista que busca más allá del destino tradicional. Algunos de los tipos que existen son los siguientes:

• Turismo cultural: Corresponde a viajes realizados con la intención de entrar en contacto con otras culturas y acercarse a sus entidades, buscando la comunicación de valores, así como el aprovechamiento económico de las actividades propias del lugar.  Entre los aspectos que se observan en este tipo de turismo se encuentran cuestiones artístico-monumentales, de arquitectura popular, étnicas, folklore, costumbres, tradiciones y religión.

• Turismo rural: Se refiere al turismo que se realiza en zonas no urbanas buscando mostrar la cultura, los valores y la identidad de la población local a través de su prestación con los servicios turísticos, por ello este tipo de turismo complementa actividades económicas tradicionales y permite el intercambio positivo entre la comunidad y sus visitantes.

• Agroturismo: Contempla actividades en las que el turista se vincula con el campo, como paseos a pie o en animales de carga, así como la degustación de alimentos producidos en el lugar de la visita.

• Ecoturismo: Es un movimiento que busca la conservación del entorno y cuidar el bienestar de la comunidad local, de tal forma busca la ética de los viajeros y genera un gran movimiento internacional, destacándose los estudiantes, pensadores, esta modalidad recibe incluso el financiamiento de los gobiernos.

• Turismo de aventura: También llamado turismo deportivo busca generar adrenalina y representar un reto para los turistas. Contempla actividades como rappel, escalada y montañismo.

• Turismo cinegético: Este tipo de turismo es una corriente en que las personas se desplazan a un área específica a practicar la caza deportiva de diversas especies de animales silvestres.

Con esta especialidad del turismo se busca dar sustentabilidad al crecimiento turístico, de la naturaleza y la cultura local, generando beneficios económicos no solo para un grupo pequeño, sino para toda la comunidad.

Estudia este y otros temas relevantes sobre Turismo Alternativo y Desarrollo Sustentable, en la Maestría en Dirección de Empresas Turísticas.