Genera tus estrategias para aprender basado en tu propio estilo

Que no todos aprendemos igual, ni a la misma velocidad no es ninguna novedad. En cualquier grupo en el que más de dos personas empiecen a estudiar una materia, todos juntos y partiendo del mismo nivel, nos encontraremos al cabo de muy poco tiempo con grandes diferencias en los conocimientos de cada miembro. Cada persona aprenderá de manera distinta, tendrá dudas distintas y avanzará más en unas áreas que en otras.

Esas diferencias en el aprendizaje son el resultado de muchos factores, como por ejemplo la motivación, el bagaje cultural previo y la edad. Pero esos factores no explican por qué con frecuencia nos encontramos con alumnos parejos en estos rubros, que sin embargo aprenden de distinta manera y velocidad. La conclusión es que se debe a los diferentes estilos de aprendizaje.

El estilo de aprendizaje se refiere al hecho de que cuando queremos aprender algo, utilizamos nuestros propios métodos o conjunto de estrategias y habilidades para procesar, aprender y entender la información; cada persona tiene el suyo y aunque hay muchas clasificaciones, una de las que más se utiliza es la de Honey y Mumford (1992), que los agrupa en cuatro estilos:

● Activos: Buscan experiencias nuevas, son de mente abierta, nada escépticos y acometen con entusiasmo las tareas nuevas. Son animadores, improvisadores, arriesgados y espontáneos. Aprenderán mejor compitiendo en equipo, resolviendo problemas, representando roles, con actividades diversas.

● Reflexivos: Anteponen la reflexión a la acción, observan con detenimiento las distintas experiencias. Son ponderados, concienzudos, receptivos, analíticos y exhaustivos. Aprenderán mejor investigando detenidamente, escuchando, observando a un grupo mientras trabaja, intercambiando opiniones.

● Teóricos: Buscan la racionalidad y la objetividad huyendo de lo subjetivo y lo ambiguo. Son metódicos, lógicos, objetivos, críticos y estructurados. Aprenderán mejor participando en temas abiertos, en situaciones complejas, en sesiones de preguntas y respuestas, en sesiones estructuradas.

● Pragmáticos: Les gusta actuar rápidamente y con seguridad con aquellas ideas y proyectos que les atraen. Son experimentadores, prácticos, directos y eficaces. Aprenderán mejor imitando modelos, elaborando planes de acción, con indicaciones prácticas y aplicando técnicas.

Ahora que conoces un poco más las diferentes formas de aprender e identificaste aquellas que corresponden a tu personalidad, elige las estrategias, ambientes y situaciones afines, que sin duda te facilitarán el logro de tus objetivos académicos y laborales en menor tiempo y con mayor efectividad.

UTEL Editorial