Cuando emprendemos un negocio, no solo es importante obtener un retorno de inversión positivo para nuestro proyecto, ya que también es necesario conocer la diferencia entre convertirse en autoempleado o en empresario. ¿Sabes qué significan estos dos conceptos?

 

Muchas veces no es suficiente contar con tiempo y dinero para desarrollar un proyecto de negocios, puesto que el emprendedor debe buscar que los beneficios de su creación no solo sean monetarios, sino que le permitan una mejor calidad de vida. En otras palabras, al emprender un negocio la meta es convertirnos en empresarios, y no en esclavos de nuestro propio proyecto.

 

De acuerdo con el economista Robert Kiyosaki, la categoría de empresario va acompañada de un sistema y goza de flexibilidad de tiempo porque hay otras personas que suman esfuerzos en el proyecto. En cambio, el autoempleado es aquel que monta un negocio que depende totalmente de esta persona, de manera que cuando esta se ausenta, el proyecto puede sufrir una crisis.

 

Por ejemplo, si una persona está cansada de su trabajo y decide poner un negocio, pero lo hace sin haber planificado bien su proyecto, o no realiza una inversión adecuada, es probable que termine “explotándose” a sí misma para sacar adelante el negocio en búsqueda de rentabilidad.

 

En cambio, si al planear su emprendimiento lo hace con bases sólidas y con una estrategia adecuada, no solo es más probable que el negocio tenga éxito financiero, sino que también brinde bienestar emocional y reduzca el estrés en el emprendedor. Después de todo, basar todo el funcionamiento de cualquier proyecto en una sola persona no es una buena idea. Siempre es mejor ejecutar proyectos con base en un sistema estratégico y bien organizado.

 

Recuerda que al emprender un negocio no todo se reduce a recuperar la inversión y obtener ganancias, sino que también hay que planearlo de tal manera que nos otorgue más libertad que un exceso de trabajo que nos termine rebasando en todo sentido. Por lo anterior, es muy importante hacer negocios a través de una estrategia y no solo basándose en la intuición o experiencia personal.

Según el cuadrante de flujo del dinero de Robert Kiyosaki, hay cuatro formas de generar ingresos: como empleado, como autoempleado, como empresario (dueño de un negocio) o como  inversionista. Estas dos últimas formas están más asociadas a la libertad, porque generan beneficios económicos sin la necesidad de estar presentes en el negocio físicamente.

cuadrante flujo del dinero

 

Estudia un MBA online con doble reconocimiento internacional

 

Si estás emprendiendo un negocio o tienes pensado hacerlo, el Máster online en MBA para Emprendedores, Desarrollo e Innovación de Negocio, con Reconocimiento Internacional, es ideal para ti. Este programa, impartido por la Universidad Europea Miguel de Cervantes totalmente en línea, forma profesionales capaces de gestionar negocios y equipos de trabajo, identificando las mejores oportunidades de negocio.

 

Solicita información ahora