Hacer publicidad es cada vez más complicado, ya que las personas están cansadas de ver y escuchar únicamente lo que las marcas hablan o muestran de sus productos o servicios.

Los consumidores ya no solo buscan una marca, sino una solución a sus problemas; esperan que las propuestas de valor puedan resolver sus dolencias, necesidades y deseos. Por esta razón, se requiere conocer al público objetivo y, de la misma forma, saber qué quieren escuchar o ver por parte de nuestro contenido como marca. Es decir, si las empresas desean contar con presencia relevante en las plataformas digitales necesitarán transformar su discurso y crear contenidos mucho más creativos, tanto de forma como de fondo. Todo ello, para llamar la atención del público objetivo y lograr tener mayor visualización en las plataformas donde sea relevante comunicar.

La comunicación digital es básica y necesaria, más en este nuevo contexto en el que vivimos. Esta requiere una modificación en todo sentido, no sirve más conectar únicamente con palabras, esto necesita hacerse real y con acciones que confirmen la ideología de marca. Las empresas tienen que ofrecer al target experiencias que logren conectar y acercar a sus propios valores por medio del storydoing.

Una de las tendencias que prima en estos tiempos y que se debería tener en cuenta es la comunicación basada en la responsabilidad social y sostenibilidad. A su vez, este año se ha creado conciencia por las causas relacionadas con el cambio climático, la ecología y el medio ambiente. Además, la comunicación digital en los próximos años parece apuntar hacia ejercer una comunicación más transparente y responsable. Las personas muestran ser más comprometidas con el cuidado tanto de la salud como del planeta.

También, es importante tener en cuenta que el cliente es el nuevo protagonista. Es decir, el contenido que es generado por los mismos usuarios es fundamental, las interacciones, publicaciones compartidas, sus experiencias positivas y concretamente sus comentarios son favorables para demostrar eficacia entre los consumidores y más aún, si a estos les nace hacer publicidad boca a boca.

Por último, no se debe olvidar priorizar tener una comunicación honesta, con valores que se muestren naturalmente sin necesidad de decirlo. Crear contenido de calidad y que representen a tu marca o negocio para que haga que el target se identifique y conecte con sus emociones y sentimientos. Todo lo mencionado anteriormente, logrará con el tiempo a que se establezcan lazos de conexión marca-consumidor a largo plazo; y así conseguir el tan ansiado engagement y ¡quién sabe! Llegar a ser una lovemark.

 

Ximena Aguilar

Equipo de Branding & PR