Este sábado 27 de octubre, celebramos la culminación del sueño de nuestros egresados del norte del país, en la Ceremonia de Graduación UTEL, Monterrey 2018.

Nuevamente viajamos para reunirnos con nuestros egresados y festejar juntos un nuevo logro en su carrera profesional. En esta ocasión la sede fue Monterrey, Nuevo León, importante centro de negocios, industrial y económico ubicado al norte del país.

El ex Director General de Acreditación, Incorporación y Revalidación de la SEP,  Director Jurídico del CONACYT y actual Secretario del Consejo Académico de UTEL, Licenciado Ignacio Villagordoa Mesa, nos volvió a honrar, como maestro de ceremonias.

Luego de felicitar a los egresados y sus familias por logro de esta meta, fruto de su esfuerzo y dedicación, el Mtro. David Stofenmacher, rector institucional de UTEL, compartió con los asistentes la frase “El mundo es como un puente angosto y lo esencial es cruzarlo sin tener miedo”, para así dar inicio a su discurso en donde destacó la importancia del coraje, como motivador y como la cualidad más importante que el ser humano debe cultivar, para “cruzar el puente de la vida, sin miedos”.

Asimismo, se dirigió a los egresados para decirles que, independientemente de cuáles hayan sido los motivadores que les impulsaron a estudiar en UTEL, pueden estar seguros que fue una buena decisión, pues además de fortalece el carácter, estudiar abre la mente y permite, a aquellos que se deciden a hacerlo, conocer de qué manera pueden mejorar al mundo y en términos generales, les permite pulirse y sentirse orgullosos de sí mismos.

Enseguida fue el turno del Mtro. Ramón De la Peña Manrique, ex Rector del Tecnológico de Monterrey, ex Director General del Instituto Nacional de Educación para Adultos (INEA) y actual Director General del Instituto Estatal del Adulto Mayor, que además nos honró como Padrino de Generación.   

El Mtro. De la Peña, se refirió a los graduados, familiares e invitados en general, para reiterarles la importancia de que cada uno de ellos pueda ser capaz de buscar la felicidad, escribiendo en el libro de sus propias vidas y a modo de metáfora, les recordó que el grado académico que recibirían, representaba la mejor pluma para escribir en ese libro.

El Padrino de Generación coincidió con el Mtro. Stofenmacher al mencionar, que la educación es sin lugar a dudas, una gran inversión y un factor de cambio positivo de las personas, las familias, las organizaciones, las comunidades y los países.

“Lo único que jamás podrán quitarles, es el talento, los conocimientos, las experiencias, los recuerdos, las actitudes y sus valores.”

Después de escuchar el emotivo discurso de su padrino de generación, los egresados recibieron uno a uno su diploma, de mano de los miembros del presidium, y enseguida se hizo entrega del máximo reconocimiento que otorga la universidad “Premio Ignacio Guerra Pellegaud”, a quienes logran concluir su programa académico con calificación de 10, siendo en esta ocasión la ganadora absoluta Mariana Furukawa Oropeza, de la Licenciatura en Administración y finanzas.

Como representante de su generación, la ahora Licenciada en Pedagogía, Beatriz Eugenia Cárdenas González dirigió unas palabras a sus compañeros, a través de las cuales enfatizó la importancia de concluir los estudios universitarios, pues con más de 10 años de experiencia docente, se enfrentó a la necesidad de seguirse preparando. La Licenciada Cárdenas, también recordó a sus compañeros, que existen diferentes caminos para lograr los objetivos y que cuando uno de ellos no es el indicado, simplemente deben buscar otras opciones, pero nunca darse por vencidos.

Para finalizar, el Licenciado Ignacio Villagordoa Mesa agradeció a todos por su asistencia, pero de forma muy especial al Padrino de Generación, Mtro. Ramón De la Peña a quien entregó un reconocimiento por su honorable asistencia al acto académico y por su lealtad y compromiso con el futuro educativo del país.

Así se dio por concluido el acto protocolario, no sin antes invitar a los egresados a ponerse de pie, colocar su borla del lado derecho de su birrete y lanzarlos todos juntos, al tiempo que los asistentes les brindaban un fuerte aplauso.

¡Gracias por confiar en nosotros y permitirnos acompañarlos durante esta maravillosa etapa de sus vidas, Generación Monterrey 2018!