Durante la celebración de la Magna Graduación UTEL, realizada el pasado 10 de noviembre en la Ciudad de México, conocimos a tres alumnos que quisieron compartir unas palabras acerca de lo que representa haber tomado la decisión de estudiar en línea.

• Rosalinda Zavala Ojeda, egresada de la Licenciatura en Psicología organizacional, quien antes de conocer UTEL estudió en diferentes instituciones presenciales, nos compartió una anécdota sobre una de ellas, y que le permitió apreciar lo que ella llama “la inspiradora institución que es UTEL”, pues hace tiempo mientras estudiaba una licenciatura sabatina surgieron situaciones económicas y laborales, que le impedían continuar con sus estudios, tratando de buscar un apoyo que no recibió.

Recuerda que se presentó en aquella escuela, con la intención de plantearle al director su caso, con la esperanza de que la recibiera preocupado de que una alumna quisiera desertar y dispuesto a ofrecerle alguna alternativa, pero su intento fue en vano, ya que ni siquiera pudo hablar con él.

Rosalinda mantenía vivo el sueño de concluir su carrera, así que después de varios intentos encontró a UTEL, en donde dice haber encontrado gran calidad humana y compromiso por parte de todos sus docentes y personal administrativo, lo que la inspiró en todo momento para convencerse a sí misma de que podía lograrlo.

Sin lugar a dudas, Rosalinda es un guerrera, ya que compartió con sus compañeros un pasaje difícil de su vida, pues a principios de este año, casi cuando estaba por concluir la licenciatura, le fue diagnosticado cáncer. Sin profundizar acerca de lo difícil que fue enfrentar esta enfermedad, mencionó lo afortunada que se siente y cómo esta prueba le ayudó a aprender y valorar a quienes estuvieron con ella, a descubrir lo importante de trabajar en sí misma como persona y también aprendió a agradecer a quienes le inspiran a seguir adelante.  

Agradezco a UTEL que es una institución que inspira, cuyo sistema de acompañamiento permite hacer realidad los sueños que a veces uno ve muy lejanos o inalcanzables, ya que cuenta con personal comprometido en todas sus áreas y por ello el resultado es positivo. UTEL contribuye a que muchas personas seamos exitosas y veamos nuestros objetivos cumplidos.

El esquema de UTEL me brindó la posibilidad de ser dueña de mi tiempo y ¿por qué no? de mi aprendizaje. La gran calidad humana y el compromiso de todos sus docentes y personal administrativo, me inspiraron en todo momento y me motivaron para no rendirme nunca.

¡Estudiar en línea tiene grandes ventajas! Pero lo que más disfruté, sin lugar a dudas, fueron las clases virtuales. Interactuar con tantas personas de diferentes lugares de la república, participar de las conversaciones, escuchar y atender las lecciones de mis profesores, etc., son cosas con las que me quedo, porque reforzaron en mí el conocimiento adquirido en cada módulo.

Rosalinda les recordó que, como profesionistas, les toca impactar favorablemente su entorno y hacer más grata la vida de las personas que acudirán a ellos esperando la respuesta más adecuada a sus inquietudes.

• Ángel Flores, hondureño radicado en Panamá, fue otro alumno egresado de la Licenciatura en Contaduría y Finanzas, que quiso compartir  unas palabras con sus compañeros, mencionando lo orgulloso que se sentía por poder graduarse en UTEL y que hoy sabe que los sueños son posibles, pero que se requiere tomar acciones para concretarlos.

“UTEL me enseñó que los sueños son posible; pero que ningún sueño, sin acción se puede concretar”

Asimismo, les recordó la responsabilidad que adquirieron como agentes de cambio y que en sus manos está la transformación social, empezando por la familia y por uno mismo, con valores y con ética, como la universidad se los ha transmitido.

Para concluir, agradeció a sus seres queridos, a la universidad, a los maestros y compañeros, porque fue un logro de todos.

• Por último, pero no menos importante, conocimos a Rigoberto Martinez Sandoval, Licenciado en Psicología organizacional, quien habló acerca de su experiencia trabajando en un proyecto con más de 2,500 niños Triquis, quienes hoy en día son ejemplo no solo para todo su estado, sino para diversos países.

Rigoberto, contó que fue su padre quien lo impulsó para continuar su preparación y ser ejemplo para todos esos niños, por lo que decidió buscar una escuela que le permitiera estudiar mientras continuaba trabajando, viajando en diferentes estados y países, ayudándolos a equilibrar su educación y su pasión deportiva.

Para concluir, agradeció a sus profesores, tutores, compañeros y padres por el apoyo que recibió.

¡Gracias Rosalinda, Ángel y Rigoberto, y a todos nuestros alumnos por confiar en nosotros y permitirnos acompañarlos en esta etapa de sus vidas, que habrá de transformar su futuro!