El pasado 27 de noviembre tuvo lugar la graduación UTEL 2016 edición invierno. Al término de la ceremonia se celebró un brunch, en el cual el alumno recién graduado de la Maestría en Administración de Negocios, Gerardo Jeréz dio un discurso. Las palabras dieron fin a un día muy emotivo y representativo en la vida de los 197 graduados de esta generación.

<alt>Gerardo-Jeréz</alt>

Es un gran honor compartir con ustedes estas palabras. En mi caso, y al igual que muchos de mis compañeros, todo fue un reto,  continuar con mis estudios es algo que podría traducirse hasta en miedo. Tenía más de 10 años de haber concluido mi licenciatura, además mi trabajo representa viajar constantemente por lo que la opción que nos da UTEL se adapta totalmente a mis necesidades, sin embargo todo eso no fue fácil, como a muchos de mis colegas en este recinto, estuvimos haciendo actividades escolares en la madrugada mientras muchos se divertían, aprovechábamos el poco tiempo que nos quedaba para disfrutarlo con la familia o amigos, nos restringíamos de algunas cosas para poder costear las mensualidades, pero este sacrificio pronto tendría su recompensa porque hoy estamos más preparados, podemos acceder a nuevas y mejores posiciones laborales o bien  administrar de mejor manera los negocios, ya sean propios o ajenos, por lo que podemos marcar la diferencia, esta diferencia que tanto necesita México, nuestro país. Como dijo John F. Keneddy no te preguntes que puede hacer tu país por ti, pregúntate qué puedes hacer tú por tu país, considero que si tenemos esta frase en mente podemos mejorar mucho como nación, al elegir y proponer de mejor manera.

A mis compañeros de licenciatura, les recomiendo que ejerzan la profesión que acaban de cursar, y al paso del tiempo decidan el rumbo que quieren tomar o lo que les apasiona más, porque las maestrías son para complementar nuestros conocimientos y nos pueden dar cierta especialización para acceder a la posición que queremos, ésto me funciono bien porque soy Ingeniero en Sistemas Computacionales, algo que me gusta mucho pero la vida me llevo por el camino de las ventas y la administración, por lo que la maestría que acabo de cursar me ha ayudado mucho para lo que hago hoy en día.

A mis colegas de maestría les doy las gracias por sus comentarios, preguntas y aportaciones, ya que fueron, en su mayoría, muy interesantes, y lo que más valoro son aquellas experiencias que vivían en sus centros de trabajo y que compartieron en los foros, porque fueron muy enriquecedores para el tema.

No me queda más que agradecerle a la vida por haberme llevado por este camino. Por estar con mi compañera de vida, Marcela, que en estos momentos de estrés, preocupación y alta carga de actividades, estuvo ahí apoyándome y más que nada, haciéndome fuerte en muchos aspectos, desde el hogar hasta quitándome muchas preocupaciones. Mis mascotas que fueron los que me acompañaron todas las madrugadas, y que estuvieron ahí cuando di enviar a mi última actividad, cuando dije: ¡Hemos terminado la maestría! A mi madre que ya no está conmigo, pero estoy seguro que desde el cielo me esta observando y esta muy orgullosa de mí. Así mismo a mi familia; a mi padre, hermanos, Jessica, Ivana y a mi suegra Juanita que está presente, que sin ellos no estaría aquí, porque cada uno estuvo apoyándome.

Solo resta decirles, compañeros, que nunca nos conformemos hagamos lo que nos apasiona y siempre tengamos hambre de seguir creciendo ¡Muchas felicidades!