En la más reciente Ceremonia de Graduación invierno 2017, tuvimos un acontecimiento muy especial. José de Jesús Trujillo o Chuy, como lo conocemos, concretó uno de sus más anhelados sueños al egresar la Licenciatura en Psicología.

Además fue ganador de un Premio Ignacio Guerra Pellegaud, entregado a quienes concluyen sus estudios con promedio de 10 absoluto y acreedor al Reconocimiento al Esfuerzo Extraordinario, mismo que se entrega a aquellos alumnos que con dedicación  lograron concluir sus estudios a pesar de cualquier circunstancia.

Pero más allá de su impecable trayectoria académica e ímpetu, Chuy es un alumno a quien tenemos un aprecio especial y cuya historia conocimos hace poco más de tres años. A lo largo de su vida, Chuy se enfrentó a diversos obstáculos, desde económicos como de salud, que por un tiempo le impidieron continuar su formación. Por fortuna el destino puso a un intermediario que tendría una importante participación en su historia con UTEL.

Su amigo Abel, que casualmente era profesor de UTEL, lo apoyo para que diera rienda suelta a su inquietud por escribir y retomara sus estudios, al mismo tiempo le platicaba su caso a Hernán Moyano, Vicerrector Institucional, a quien le interesó conocer más  acerca de él.

En poco tiempo, Chuy concluyó la secundaria, la preparatoria e ingresó a UTEL con una beca completa que se otorga en casos como el suyo y actualmente se encuentra estudiando la Maestría en Administración de Negocios.

El Soldadito Valiente

Esa inquietud de desahogarse a través de la escritura lo ha llevado a terminar libros y varios cuentos en los que relata analogías sobre su vida. Como reconocimiento a su esfuerzo, varios integrantes de distintas áreas de UTEL, participamos en una sorpresa, sorprendiéndolo el día de su graduación con la publicación y registro de autoría de uno de ellos: “El Soldadito Valiente”, del cual lleva cerca de 80 ejemplares vendidos.

Un logro más en su trayectoria profesional, que esperamos le haya llenado de gusto y que sea el primero de mucho otros, a través de los cuales vea reflejado sus años de trabajo y esfuerzo extraordinario.

Chuy, gracias por dejarnos ser parte de tus sueños, siéntete tan orgulloso de ti como lo estamos nosotros. Gracias, también, por enseñarnos que ningún obstáculo es lo suficientemente grande para impedirnos hacer lo que nos apasiona.

Te estaremos esperando en tu graduación, ahora de la Maestría.

¡Conoce el testimonio de Chuy!

Conoce más de cerca la historia de Chuy, aquí.