El Profesor Alan Villagrán López dirigió un discurso de graduación para todos los egresados UTEL, el pasado 25 de julio de 2015, durante la Ceremonia de Graduación de la Clase 2015, llevada a cabo en el Polyforum Cultural Siqueiros, en representación de todo el cuerpo docente de la Universidad.

A través de este, el Profesor Villagrán reconoció el trabajo de los alumnos y su coraje para nunca darse por vencidos y les expresó la gran satisfacción que siente al saber que han cumplido sus metas y logros.

Sin título Asistimos el día de hoy a un evento significativo no sólo para la educación, sino para todos aquellos alumnos que aprenden, conviven y se preparan en línea.

Agradezco la distinción para estar el día de hoy con ustedes representando a mis compañeros del cuerpo de profesores de la universidad.

Es un honor y un lujo expresar todo aquello que sus maestros han sentido hacia ustedes en cada materia, en cada tarea, en todos los correos enviados y recibidos.

Hemos estado comunicados en línea bastante tiempo, el intercambio de información que hemos tenido ha ocurrido -a veces- a través de distancias enormes.

El aprendizaje del que hemos sido testigos tuvo lugar en la interminable cadena de bits, códigos y formatos que nos acercan como estudiantes, profesores y asesores a través de una plataforma de estudio virtual.

Estudiar en línea cambia radicalmente el escenario del conocimiento, porque el intercambio de ideas fluye por los pasillos virtuales en los foros, wikis y correos.

Innovamos en todo, y el tema educativo no ha sido la excepción. El avance tecnológico, desde mi punto de vista, ha alcanzado a la educación.

Esta tarde expreso el reconocimiento de todos sus profesores hacia ustedes, porque la razón de existencia de un profesor, por supuesto son sus alumnos.

Quiero de la misma forma reconocer a todos los que han hecho posible que el proyecto que tuvieron cuando se matricularon en la universidad, hoy sea una realidad.

Porque no es tanto el desvelo, no es tanto el empeño por terminar una tarea pendiente, no es tanto la lectura entre las líneas de los libros que han revisado para presentar un examen.

Es todo el coraje para nunca darse por vencidos. Es todo el amor y apoyo de sus seres queridos

Son ustedes quienes han construido este día con la madera de sus sueños.

Señoritas, caballeros.

Como profesor no he encontrado en el laberinto de correos electrónicos, mensajes entrantes y salientes, archivos de tareas y foros, mayor satisfacción que saber que todos ustedes han cumplido sus metas y logros a través de las delgadas líneas que separan a lo virtual de lo presencial, a los sueños de la realidad.

Felicidades queridos colegas, por la eternidad y para siempre.

Muchas gracias

Botón contacto