El pasado 10 de noviembre, se llevó a cabo la Magna Graduación UTEL, evento en el que se reunieron más de 800 graduados acompañados de sus amigos y familiares, para celebrar la más grande ceremonia de graduación que hemos tenido hasta el momento.

Con la voz de la soprano Irasema de fondo, entonando la canción “Sueña”, de la banda sonora del clásico de Disney “El Jorobado de Notre Dame”, se abrió paso el discurso de nuestro rector Mtro. David Stofenmacher, quien retomó un par de ideas de la letra de dicha canción para hablar sobre la esperanza, sobre no tener fronteras, del amor sin obstáculos, de vivir en paz, de la bondad y el amor.

Asimismo, el Mtro. Stofenmacher, mencionó lo increíble que es, que en estos tiempos tan desafiantes y de cambio, haya tantas personas interesadas en aprender, estudiar y progresar sin atajos, en construir para sus familias y dar el ejemplo.

Preguntándose cómo se convierten los sueños en realidad y cómo transformar los deseos en algo verdadero, recurrió al relato de un maestro que siempre tenía la razón y a quien un joven quería poner a prueba. El joven puso una mariposa en su mano y la ocultó, con la intención de preguntarle al maestro si la mariposa estaba viva o muerta, si decía que estaba viva, él apretaría la mano y si decía que estaba muerta, la dejaría salir volando. Busco al maestro y le hizo la pregunta, esperando que por fin se equivocara.

Ante el cuestionamiento, el maestro no tuvo más que responder: “alumno, la respuesta está en tus manos”, y fue así como el rector trato de compartirles la idea de que la capacidad de hacer realidad sus deseos, es responsabilidad de cada uno de ellos.

Más tarde, ya para concluir el acto académico, el Mtro. David quiso compartirles el poema sobre el mito entorno a la figura de Gilgamesh, considerada la gran obra literaria más antigua del mundo, para transmitirles que lo único que se necesita en la vida es tener un propósito, una meta, un deseo, una aspiración.

Para finalizar, les deseó ser felices, con una frase de Viktor Frankl, que dice:

“La felicidad es como una mariposa. Cuanto más la persigues, más huye. Pero si vuelves la atención hacia otras cosas, ella viene y suavemente se posa en tu hombro. La felicidad no es una posada en el camino, sino una forma de caminar por la vida”.