La sensación de portar una toga y birrete es sin duda emocionante y llena de orgullo; una vestimenta tradicional cuyo fin no es otro que distinguir, durante la Ceremonia de Graduación, el esfuerzo de quienes han logrado concluir satisfactoriamente un grado académico… y nuestros graduado UTEL no serán la excepción.

El birrete junto con la toga, se han convertido en muchas partes del mundo en el uniforme usual de un graduado universitario, pero pocos saben de dónde proviene esta tradición y cuál es su significado.

Historia

La toga es una vestimenta asociada con actos solemnes desde tiempos inmemoriales. En la antigua Roma, los senadores y los emperadores vestían togas de colores representativos del poder.

En el caso de la palabra birrete, se estima que proviene del italiano berreto, también está relacionada con la palabra latina birrus y la griega pyrros, ambas con el significado de rojo (pues a los esbirros se les identificaba por el color rojo de la capa que les servía de uniforme.

El birrete, era un sombrero peculiar, que se usaba en los siglos XIV y XV, para poder designar a la clase social de los humanistas, los estudiosos, y artistas, es decir, quién portara este sombrero tenía una cierta distinción. Eran de color rojo, pues este era un tinte por demás difícil de conseguir, y representaba el poder de los capitanes de los ejércitos venecianos del renacimiento.

La borla es un adorno universal y tiene variantes en las culturas del mundo. Su posición no tiene ninguna regla generalizada, sin embargo, se ha introducido la siguiente tradición: antes de la entrega de los certificados o casi al final de la ceremonia, la borla que se lleva en el lado derecho, se cambia al lado izquierdo.

Originalmente el uso de toga y birrete en ceremonias de graduación, estaba reservado en ambientes académicos norteamericanos para los poseedores de un grado de master, pero luego fue adoptado por grados previos.

La rebeldía de la celebración

Uno de los momentos más esperados, que incluso se ha inmortalizado en películas, series y otras historias, es cuando la severidad es rebasada por la felicidad, y como una muestra de alegría, todos arrojan el birrete al aire.

Su historia data de principios del siglo pasado, desde la Marina de los Estados Unidos, en donde lo que se lanzó al aire fueron las gorras de los marines, en el año de 1912.

En aquella ceremonia,  al terminar el discurso del Presidente William Howard Taft, uno de los graduados, cuyo nombre se ha perdido en el tiempo, realizó un pequeño acto de rebeldía como muestra de su alivio: se quitó la gorra y la arrojó al aire y antes que cualquiera de los veteranos que custodiaba la ceremonia pudiera hacer algo, el resto de los graduados arrojó su gorra, produciéndose por primera vez, esa imagen tan clara de la idea de graduación que tenemos ahora.

Como es costumbre, los graduados UTEL tendrán la oportunidad de portar su toga y birrete, con la intención de mostrar su éxito académico; nosotros por nuestra parte celebramos haberte acompañado en este camino.

UTEL Editorial