Inició nuevo año y también un nuevo bimestre. Algunos han adoptado ya la dinámica de hacerlo todo vía online y otros aún no terminan de adaptar sus actividades al contexto en línea.

Como parte de ese periodo de adaptación nos preguntamos ¿hacia dónde debo dirigirme?, para ello, es común pedir el consejo de la familia o amigos; ayuda mucho, pues es parte del proceso de toma de decisiones y al mismo tiempo, nos hace sentir seguridad en nuestro actuar, pero en el intento de aminorar la incertidumbre, podríamos perdernos sin darnos cuenta de ello.

Imagina que acudes a una galería de arte a una exhibición que nunca antes habías visto, vas acompañado por un renombrado experto en arte. Entran y comienzan a ver juntos las obras; mientras recorren la galería, él va dando su opinión sobre diferentes cosas que ve. Tal vez tú sabes de arte pero vas con un experto, entonces lo escuchas con mucha atención.

Después, ven una escultura y dice “esto es magnífico, el cuidado de los detalles es exquisito” y tal vez tú no estás muy seguro de lo que estás viendo pero debe ser magnífico porque lo ha dicho un experto. Luego te dice “no pierdas tu tiempo viendo esta obra, es de un músico que en sus tiempos libres se cree pintor”, entonces sigues tu camino buscando más piezas. Al final, sales de la galería con una opinión basada en un experto pero sin haberte permitido a ti mismo observar con detenimiento aquellas obras que tanto habían llamado tu atención.  (Cruz, Reyes y Corona, 2017, pp. 37)

Ahora imagina que tu vida es como ese recorrido en la galería: ¿cuánto habrías dejado sin conocer, sin observar, sin experimentar?, ¿cómo podrías platicar de tu recorrido sin mencionar lo que sea que haya dicho el experto?, ¿en realidad estuviste en la galería o tu experiencia se parece más a un sueño? Sucede lo mismo con nuestros pensamientos cuando, luego de una pausa, debemos seguir avanzando pero existe miedo a equivocarse, dudas sobre uno mismo y dificultad para dar el primer o segundo paso. Es esperado sentir ese miedo pues nos enfrentamos a lo desconocido o a una hoja en blanco, aunque no sólo significa incertidumbre, sino también la oportunidad de continuar construyendo a partir de la toma de decisiones.

Tal vez los expertos de nuestra vida (familia, amigos, conocidos que nos aconsejan) nos dan sus recomendaciones basados en su historia personal, aportaciones valiosas que nos ofrecen distintos puntos de vista pero que al final, no pueden sustituir la responsabilidad de cada uno para dirigir su propia vida y crear un punto de vista propio que nos permita corregir errores y sostener las buenas decisiones.

Recibe asesoría en línea

Psic. Ángeles Reyes Cortés
Orientación Psicológica
Programa de Éxito Académico y Profesional (PEAP)

Bibliografía:
Cruz, J. I., Reyes, M., Corona, Z. (2017) Capítulo 7. Defusión cognitiva. En: Duelo. Tratamiento basado en la terapia de aceptación y compromiso (ACT). pp. 33- 38.

Programas en línea