Comúnmente se define a la concentración como la capacidad para fijar atención en su máximo nivel, sobre una idea, objeto o actividad sin permitir que entren elementos ajenos al pensamiento.

Sin embargo, este poder mental se presenta de forma diferente para cada individuo. Para unos es natural, se plantean concentrarse y lo logran inmediatamente; pero para otros exige un mayor esfuerzo de voluntad, es decir que son más propensos a que las distracciones los aborden.

Esta diferencia principalmente es la creadora de un conflicto, puesto que muchas de las actividades cotidianas requieren de momentos de concentración y la falta de estos provoca discusiones, quejas, estrés, etc.

Por esta razón, a continuación se presentan 10 tips de ayuda para lograr concentrarte a la perfección:

1. Conoce tu metacognición. Saber cual es el estilo de aprendizaje que más te beneficia, cuales son tus distractores comunes y la capacidad que tienes en poner atención.

2. Define tus actividades de cada día. Asigna un nivel jerárquico a cada una de acuerdo con su importancia. Un buen método es utilizar claves de colores.

3. Con un calendario planea tu día por hora. De esta forma defines el ritmo adecuado y aprovechas mejor cada hora.

4. Modifica tu entorno. Elimina la mayor cantidad de objetos o circunstancias que esparcen tu atención, y agrega elementos que fomenten tu comodidad.

5. Practica la meditación. Esta actividad reduce la ansiedad y la fatiga, provocando que todo en ti se vuelva a alinear.

6. Realiza pequeños recesos periódicamente. De preferencia en entornos naturales como salir a caminar en un parque.

7. Aliméntate de forma equilibrada. Solo las cantidades necesarias para proporcionar la energía que tu cuerpo y mente requiere.

8. Alterna tareas y su grado de dificultad. Eso evitará que te aburras al hacer todo el día lo mismo.

9. Duerme lo necesario. La falta de descanso afecta la claridad de pensamiento y la productividad.

10. Regálate una recompensa. Al final de cada día o el fin de semana, como leer, jugar videojuegos, ver películas o series, o salir con amigos.

Cabe señalar que la concentración es una capacidad que mantiene una estrecha relación con el aprendizaje y la memoria, por lo tanto posee la propiedad de desarrollarse continuamente.

No desistas, controla tu mente.

Wanda Mirel Solorio García
UTEL Editorial