En un informe del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), se menciona que en México, las pequeñas y medianas empresas generan el 52% del Producto Interno Bruto (PIB) y 72% del empleo en el país.

El panorama actual es completamente alentador, pero si consideras emprender tu propio proyecto, debes contar con la capacidad de visualizar escenarios a futuro y estar dispuesto a enfrentar riesgos y desafíos. Ten presente que el éxito se conforma por 1% inspiración y 99%  transpiración, que se traduce como compromiso, constancia y esfuerzo.

¿Qué necesitas para emprender un negocio?

Para que tu experiencia sea lo más fructífera posible, a continuación te presentamos una serie de consejos que te ayudarán a marcar la pauta de tu emprendimiento.

– Define qué te apasiona y motívate. La pasión es pieza clave, solo haciendo lo que amas serás capaz de entregar todo tu potencial, para sacar tu proyecto adelante hasta en los momentos difíciles. Por otro lado, motivarte te ayudará a buscar mejores resultados y cumplir más objetivos.

– Descubre tus habilidades y capacítate. El éxito de tu empresa estará ligado al desempeño de tu equipo de trabajo y considerando que tú eres el líder, debes conocer cuáles son tus habilidades y cuáles tus áreas de oportunidad, para trabajar en ellas.

En la actualidad no es desplazarse a un determinado lugar para aprender, haz uso de recursos gratuitos para continuar aprendiendo constantemente, por ejemplo, el Centro de Empleabilidad de UTEL y OCCMundial, que ofrece cursos gratuitos sobre Emprendedurismo que te serán de mucha ayuda.

– Analiza tus posibilidades de negocio y hazlo rentable. Ya que has determinado el mercado y lo que vas a ofrecer a tus clientes, empieza por escribir debilidades, fortalezas, puntos en los que crees que tu proyecto podría mejorar y elementos en los que crees que tendrías una ventaja competitiva.

Recuerda que las ideas de negocio perfectas no existen, pero puedes ponerlas en marcha e irlas moldeando mientras avanzas.

– Elabora un buen plan de negocios y enfócate. Hasta este punto sabes qué quieres hacer, pero no cómo lo vas a llevar a cabo. El plan de negocios pretende ser una guía para que puedas enfocarte en cumplir los objetivos y desarrollar propuestas de valor interesantes.

Un plan de negocios te permitirá contestar a las siguientes preguntas: ¿es viable económicamente?, ¿cuál es el tiempo estimado para llegar a la rentabilidad?, ¿qué estrategias de marketing se implementarán?, entre otras.

– Determina la viabilidad económica y adquiere el capital. Debes establecer con la mayor precisión posible los fondos necesarios para arrancar la empresa y mantenerla funcionando hasta que haya ingresos constantes. Si no cuentas con todo el dinero para hacer la inversión, puedes hacer uso de financiamientos para emprendedores, valora y escoge la que más se adapta a tus necesidades.

Recuerda que para este punto ya debes tener perfectamente establecidos los puntos anteriores, de no ser así es recomendable que los revises y evites pasar por mala planificación financiera.

Tomar la decisión de emprender puede decirse fácil, pero mantener a tu empresa en el mercado requiere de compromiso, planeación y sobre todo, de medir los resultados para saber qué está funcionando y dónde implementar nuevas estrategias.

Después de estos consejos solo nos queda desearte mucho éxito en tu nueva empresa ¡Felicidades!