Cuando te encuentras en el proceso de seguir tu vocación profesional, se requiere de un momento de autoanálisis. El éxito está al alcance si sabes como actuar y no quedarte en tu zona de confort.

En primera instancia, siempre se debe realizar una investigación sobre el área y puestos a los que se aspira, así se tendrá conciencia de las competencias profesionales requeridas; es decir los conocimientos, habilidades y actitudes que el empleado tiene para desempeñar mejor el trabajo.

Por otro lado, se debe recordar que aunque se cuente con la pasión y motivación, nunca se debe caer en el conformismo, hay que alimentar periódicamente la vocación profesional.

Algunos consejos de ayuda para alimentar la vocación profesional, sin importar si ya se labora en ella o si apenas se pretende hacerlo son:

Nunca se deja de aprender. Leé estudios, artículos o libros de tu área de interés.

Apuesta por estudios de posgrado. Una maestría o doctorado es la opción ideal.

Estudia un diplomado. Aunque no cuenta con un grado académico tendrás conocimientos de una especialidad en específico.

Asiste a congresos y conferencias. Conocerás a personajes del medio con experiencias y casos de éxito que te servirán de inspiración.

Conoce otras opciones. Si quieres incursionar en otro rubro de tu área de conocimiento pero no estás completamente a gusto asistiendo a cursos, estudia una segunda carrera.

Es importante recordar que fijarse un objetivo laboral es de extrema importancia, pues este facilitará la trayectoria para la consolidación en este ámbito.

Wanda Mirel Solorio García
UTEL Editorial