El fenómeno de la comunicación transforma nuestras vidas día a día. La interacción social se funda de ella y es la acción comunicativa la que nos ha permitido progresar como especie racional a lo largo de la historia.

La comunicación tiene como objetivo transformar la realidad. En los grupos de trabajo, es importante generar confianza mediante estrategias de comunicación, pues así se asegurará productividad, además de que la coordinación en todas sus partes será efectiva sólo cuando la comunicación es un factor que esté presente de manera constante.

La confianza es una acción o una pre-acción (algo que se tiene antes de actuar) que está íntimamente ligada a la comunicación, si existe confianza puede haber una interacción y mediante ésta se incentiva la confianza, en un círculo vital. La comunicación del ser humano consiste en sus opiniones y sus actos. Ludwig von Bertalanffy declaró en 1976, que las organizaciones funcionan a modo de sistemas abiertos, es decir que se relacionan con el ambiente en procesos comunicativos en los que el flujo de la información es vital y eje en su desempeño.

De esta forma se configura el enfoque sistémico de la comunicación en las organizaciones, pues estas se relacionan con su ambiente de forma permanente a modo de relaciones legales o políticas, sociales, económicas, y hasta tecnológicas. Para que la organización pueda subsistir debe de comunicarse efectivamente con su ambiente y de forma interna, para esto es necesario generar confianza a través de actos, comunicativos o no comunicativos.

 Ya que la confianza, en términos específicos, es un concepto cuyos indicadores son difíciles de atestiguar, pues estos residen en la mente de los individuos, y corresponde a los psicólogos calcular o analizar sus alcances. Nosotros, simplemente como observadores, podemos dar cuenta de confianza cuando las acciones a realizarse son hechas de forma efectiva, y existe una comunicación, en el caso de los equipos de trabajo.

En el proceso comunicativo que implica los grupos de trabajo, la confianza debe de ser adoptada antes del comportamiento. Los actores se disponen a comunicarse con una actitud de confianza que solo puede provenir de una serie de valores previamente aprendidos, mediante la educación y la experiencia.

Ernesto Uranga 

UTEL Editorial 

boton contacto| Blog – UTEL