Hoy en día el liderazgo se encuentra entre las habilidades más valoradas de un profesionista, pero ¿a qué se debe?

Si bien en primer plano se caracteriza como una acción individual, sus consecuencias logran repercutir en todo un sistema social, debido a que su naturaleza contempla el influir, guiar o dirigir a miembros de un determinado grupo para la consecución exitosa de las metas y objetivos organizacionales.

El liderazgo en la organización

La principal atribución que una empresa valora en los líderes es que sean impulsores de ideas innovadoras y por lo tanto generadoras de valor.

La idea de ver al liderazgo de una forma visionaria y estratégica para la organización, se interpreta desde dos perspectivas:

■ Como cualidad personal del líder. Este debe reunir cuatro condiciones, compromiso con la misión, comunicación de la visión, confianza en sí mismo e integridad personal. Que acompañadas de virtudes como prudencia, templanza, justicia y fortaleza fortalecerá su comunicación asertiva.

■ Como función dentro del ambiente organizacional. El proceso de interacción logrará potenciar las actividades individuales a manera de que el trabajo en equipo se realice de manera eficiente y se aprovechen todos los recursos posibles, con el fin de figurar dentro del mercado.

Para ser un buen líder es necesario mantenerse al tanto de lo último en el campo en el que se desarrolla, observar la labor de otros líderes, modificar la forma de trabajo siempre que sea necesario y por supuesto continuar inspirando a su equipo.

Cabe destacar que el proceso de formación de un líder es constante, pues este no solo delega responsabilidades sino que al ser humilde y carismático transmite a los demás la pasión por la consecución de metas organizacionales.

Wanda Mirel Solorio García

UTEL Editorial