La autoestima positiva parece ser una cualidad deseada en todo momento, su consecución es reflejada en todos los ámbitos de nuestra vida, tanto en el laboral, como en el social, en el familiar e incluso en las relaciones personales. De la misma forma en que es tan deseada, también es elusiva en ciertas ocasiones.

Alguna vez te has preguntado ¿Qué es lo que caracteriza a las personas que tienen una autoestima positiva? ¿Cómo actúan? ¿Y cómo se desempeñan? ¿Cuál es la clave íntima para contar siempre con este motor que nos hace ser exitosos? Alyssa Siegel, escritora para

Psychology Tomorrow nos dice que la autoestima está directamente relacionada con la cognición, esto quiere decir que nuestra opinión de nosotros mismos depende de nuestra capacidad de aprendizaje.

La autoestima también está relacionada con el poder de tomar decisiones de acuerdo a nuestros propios valores y virtudes, de esta forma podemos empoderarnos sobre nosotros mismos y tener control. Para poder dominar este sentido de nuestra persona es preciso no estancarse en circunstancias pasadas y tener en cuenta que las cosas están en constante movimiento. Como ejemplo de este empoderamiento tenemos a los niños pequeños, cuando a un infante se le repite constantemente que es inteligente, capaz y hermoso, es propenso a desarrollar una autoestima sumamente alta.

En el caso contrario, si a un infante se le repite y se le deja en claro que su físico es detestable y que no cuenta con capacidades, crecerá con un estado de baja autoestima y estará siempre en desventaja con los demás. En el ambiente laboral, cuando los líderes hacen notar a los trabajadores que su trabajo está hecho de forma correcta, y se ocupan en señalar sus cualidades, estos serán más aptos para manejar de forma correcta la crítica en situaciones adversas.

En caso de tener a nuestro cargo a un grupo de trabajo, asegurémonos de hacerles ver las buenas cualidades, para que en caso de ser necesario, acepten la crítica de buena forma. La autoestima positiva se genera y se reafirma día a día, recuerda que para tenerla e inspirarla, uno debe tener disposición de aprender de cualquier persona y situación.

Ernesto Uranga

UTEL Editorial 

boton contacto| Blog – UTEL