El liderazgo digital tiene como objetivo tener una base de seguidores virtuales aprovechando el uso de las redes sociales, blogs y otros canales, creando un interés en las personas por conocer todo aquello que dicho líder publique; de este modo sus seguidores pueden tener un beneficio de las experiencias del administrador. Básicamente consiste en escuchar, interactuar y reaccionar con los clientes, amigos, compañeros, entre otros.

Para saber si se es un buen líder digital, es tan sencillo como ver si se tienen seguidores o no; en la actualidad se tiene la oportunidad de acceder a las herramientas digitales gracias a las nuevas tecnologías, por lo que, ser un buen líder solo depende de cada uno, prestando bastante atención de lo que se publica personalmente y de lo que los demás publican; teniendo presente que lo que pasa offline se queda online, igual que  cuidar la imagen que se da al público en todo momento.

Debido a la expansión de todas las herramientas digitales, el público tiene más control y poder que nunca; pero estas mismas herramientas tienen la ventaja de poder hacer las cosas de la mejor manera aprovechando su potencial, siendo que ya nada es confidencial; así que un líder no nace sino se hace, teniendo en cuenta ciertas características como:

Dominar el lenguaje digital. Es fundamental para poder incorporarse a la gestión diaria en el mundo digital.

Cambio continuo. Para mantener esa interacción con el público es factible tener una actualización diaria y compleja de los contenidos; es un tanto difícil pero a la vez efectivo.

Retar el estatus Quo. Los líderes se enfocan en el uso de su visión particular y motivación para hacer grandes cosas, al punto de crear una nueva “tendencia” en la manera de realizar las actividades, retando al paradigma de la sociedad.

Dar más de lo esperado. Aparte de tener una gran audiencia en cuanto a los seguidores, otro punto importante de los líderes es la reputación, la cual puede ser mejorada al dar más de lo que se espera, generando mayores suscriptores, visitas y clientes.

Promoción y apoyo a otros líderes. Se dice que entre más se da, más se recibe y hay que ser específicos en el apoyo que se brinda; en ejemplo no es solo dar un retweet a un artículo o publicación ni con el hecho de decir “revisen esto”, sino especificar o dar una sugerencia del por qué verlo, mostrando a los seguidores tu interés por otras publicaciones y mostrándoles la atención que tienes hacia ellos.

Hacer predicciones. Compartir la propia visión con los seguidores, prevenirlos de algún posible suceso o hacer énfasis en posibles oportunidades, es una tarea del líder; tal vez no todas las predicciones  serán correctas, pero el público apreciará el interés en compartir opiniones sobre los temas.

Iván Mendoza

UTEL Editorial