Los logros profesionales son aquellos aportes que generan un beneficio tanto laboral como personal y que crean un impacto positivo a la hora de trabajar; el reconocimiento de estos mantiene a los empleados contentos y satisfechos, considerando que gran parte del rendimiento de una compañía depende del personal.

Día a día son millones de personas las que se esfuerzan en el trabajo para cumplir con éxito los objetivos de su empresa, esperando a cambio que su trabajo sea reconocido. El empleado no solo busca beneficios económicos, sino también un ambiente sano, en el que su esfuerzo se vea recompensado de diferentes formas y tener la certeza de que su trabajo es importante.

Las empresas gestionadas de forma profesional tienen muy clara la importancia de la satisfacción de sus empleados para el bien común, puesto que la falta de reconocimiento conlleva una serie de consecuencias negativas que afectan internamente.

Ignorar la motivación en lo que representa al alcance y las repercusiones que tenga sobre la empresa, puede ocasionar disminución en la productividad y en la calidad del trabajo que los empleados realizan, resentimientos, rencores y desmotivación; generando disminución de entusiasmo en cuanto a colaboración, llevándole a cometer errores y pensar que es inútil hacer un esfuerzo mayor.

Actualmente las principales razones de abandono o permanencia de las empresas se centran en razones de tipo emocional, cada día se valoran más la flexibilidad, autonomía, formación, las medidas de conciliación de la vida personal y el buen ambiente laboral.

En conclusión, la directiva debe de armonizar más con el rendimiento de los empleados, resaltando y reconociendo los logros que este obtiene, tanto de forma individual como grupal.

La motivación personal es un elemento fundamental para el éxito empresarial puesto que de ella depende el logro de sus objetivos.

 “Los seres humanos en el núcleo de su personalidad tienen la necesidad de ser apreciados” Williams James

 

Iván Mendoza

UTEL Editorial