Cuando se está por iniciar la universidad es común que surjan esos sueños de la felicidad laboral, en los que se tiene tanto amor por lo que se hace que ni siquiera notas que es trabajo. Este pensamiento es el que logra impulsar el estudio y la preparación, sin embargo cuando la persona se enfrenta por primera vez al mundo laboral el panorama tiende a cambiar.

¿Por qué surge esta corriente?

En la sociedad actual el individuo se ve envuelto en un círculo de oferta y demanda, que con el tiempo se convierte en deudas, y para salir de ellas la solución que ha encontrado es laborar en cualquier rama donde encuentre una oportunidad, y no en donde ame su trabajo.

Este comportamiento ha llevado tanto a los trabajadores como a las empresas diversos efectos negativos en aspectos de salud física, emocional, productividad y economía. Por estas razones a continuación te damos algunos tips para que amar tu trabajo sea una práctica diaria en tu vida:

• Todo es cuestión de actitud, inicia con convicción de ser felíz en tu ambiente laboral. Evita decir o pensar frases como “odio mi trabajo”

• Maximiza las cosas positivas, identifica lo que te hace sentir bien y aplícalo todos los días que vayas a la oficina.

• Aprende a observar el otro lado de las situaciones, en vez de visualizar algo como un obstáculo, piensa en él como un reto que te brinda la posibilidad de adquirir nuevas habilidades.

• No olvides agradecer todo lo que tienes, aunque parezca poco o malo, la satisfacción de poder demostrar tus capacidades al mundo te enriquece.

• No es lo que haces, sino cómo lo haces, se puede sobresalir en cualquier posición, el dar buenos resultados a menudo trae consigo oportunidades de para conseguir el puesto que se desea.

• Sal de la oficina, come tu almuerzo al aire libre o utiliza tu tiempo libre para asistir a conferencias en los que puedas obtener conocimiento de las nuevas tendencias de tu industria.

• Reconoce el valor en lo que haces, por muy difícil que parezca todos juegan un papel importante dentro de la organización.

• Nunca compares tu trabajo con el de alguien más, lo que hagas hazlo con gusto y siempre trata de dar lo mejor de ti.

• Se sociable, tener gente afín a ti te da la posibilidad de intercambiar ideas y porqué no, una que otra sonrisa.

• Organiza tu espacio de trabajo y materiales de manera personalizada , puedes agregarle color y vida a tu ambiente de trabajo.

Recuerda encontrar tu verdadera vocación y o sucumbir ante el estrés de una rutina, comienza ahora y  ama tu trabajo.

Wanda Mirel Solorio García
UTEL Editorial

¿Qué hacer para amar tu trabajo? | Blog - UTEL