El concepto de “alto rendimiento” se utiliza para referir el desempeño individual o colectivo en una contienda deportiva, no obstante es aplicable también a los equipos profesionales, las organizaciones y las empresas, para nombrar a los grupos de trabajo capacitados para lograr metas específicas.

Comúnmente se escucha el concepto de alto rendimiento en deportistas cuyo desempeño sobresale del resto, un individuo con la capacidad de competir bajo un estándar superior en todas las justas, el alto rendimiento tiene que ver con la resistencia, calidad y esfuerzo que distingue al deportista

En materia de educación y aprendizaje, un estudiante de alto rendimiento, es aquel que obtiene los mejores resultados por el tiempo y esfuerzo invertidos, así como calificaciones conseguidas. Es el estudiante que hace el trabajo requerido en tiempo y forma con calidad.

El alto rendimiento escolar se relaciona con el aprovechamiento del plan curricular y la correcta asimilación de los conceptos del docente, así como su grado de cohesión de las ideas individuales con las del grupo.

En el ámbito del profesionista y de las organizaciones, este concepto es aplicado a los equipos de trabajo; formados a partir de un acuerdo para trabajar en conjunto. Este equipo de personas tienen habilidades y capacidades diferentes y complementarias, para que trabajando juntos, se pueda lograr un objetivo en común, para mejorar los resultados día a día, de manera continua.

Estos conjuntos de trabajo, reúnen cualidades colectivas tales como: la generación y el desarrollo de una evaluación, objetivos comunes a prever, programar y planificar. También existe una asignación consensuada de tareas, proyectos y responsabilidades, así como objetivos generales e individuales.

Hay una aportación de cada persona al equipo y este a su vez hace una aportación a la organización. El alto rendimiento es un trabajo de constancia y disciplina diarios, conseguirlo es cuestión de esfuerzo y planificación.

Ernesto Uranga

UTEL Editorial

boton contacto| Blog – UTEL