-¡Mi amor, me choqué!, fue la llamada que recibí de parte de mi esposa hace unos meses.
-¿Estás bien?, ¿en dónde estás? ¡Mándame la ubicación por mensaje y voy hasta allá!

Fueron los minutos más angustiantes de mi vida, no sabía cómo estaba, no me contestaba nuevamente y solo recordaba que -durante la llamada- tenía la voz con la respiración entrecortada, no había llanto, había ahogo.

Mientras me movía en el taxi, por mi cabeza pasaban muchas cosas: tenía la idea de que ya casi era el mediodía y los niños estaban por salir del colegio, no tendría quién pasara por ellos así que debía hacer llamadas pidiendo uno que otro favor; al mismo tiempo iba pensando en la aseguradora del carro, me puse en contacto con el callcenter, esperaba en la línea mientras el taxi se seguía moviendo. Regresa el pensamiento de cómo estará mi esposa, incrementando mi estado de angustia, haciendo que mi corazón y mi pecho se compriman.

Al llegar al lugar, mi esposa aún estaba dentro del auto totalmente destrozado. Un bus la había chocado en el cruce de una esquina. En resumen de cuentas mi esposa solo tenía un golpe en un codo y el latigazo cervical del movimiento lateral del auto. El auto, pérdida total. El conductor del bus: entre ebrio y drogado.

Todo esto para poder enmarcar el tema de hoy. Cada quien logra ser competente de acuerdo al nivel de consciencia del lugar en donde se encuentra.

Una competencia se encuentra definida como la capacidad para hacer algo, y esta capacidad se comienza a vislumbrar con tres preguntas claves: ¿quiero hacer lo que voy a hacer? ¿puedohacer lo que voy a hacer? ¿sé cómo hacer lo que voy a hacer? Teniendo una respuesta a cada pregunta comenzamos a pulir la competencia en tres aspectos:

  • Conocimimento: contar con los fundamentos, teoría, grados y procesos de certificación o formación que conduzcan al conocimiento adecuado para la tarea que voy a ejecutar. Pregunta respecto al accidente de mi esposa: ¿los dos conductores implicados cuentan con el conocimiento de manejo? Respuesta: sí.
  • Experiencia: contar con el tiempo suficiente de aplicación de los conocimientos -que tienen que ver con la tarea en cuestión- para que se realice dicha tarea de forma asertiva. Pregunta respecto al accidente de mi esposa: ¿los dos conductores implicados cuentan con la experiencia de manejo? Respuesta: sí.

CONOCIMIENTO + EXPERIENCIA = APTITUD

La aptitud determina la idoneidad de una persona para ejercer un cargo. Desde este aspecto cumples con los requisitos de un perfil técnico, mientras que la actitud es tu disposición para hacer algo y esta compuesta por distintos puntos que tienen que ver con la Inteligencia Intrapersonal para derivarse en tu Inteligencia Interpersonal. Veremos aquí lo que desde mi experiencia en la gestión de competencias son determinantes:

✓ Temperamento: la raíz de tu capacidad de adaptación es tu temperamento, aquél que te permitirá conectar con los entornos con los que fluyes mejor cuando sabes cuál es ese talento natural con el que cuentas. Tu temperamento es el que te lleva a tener preferencia por ciertas situaciones o personas.

✓ Carácter: este complementa tu temperamento y eleva tu capacidad de adaptación, decides aprender y comprender situaciones y personas que no coinciden con tu temperamento.

✓ Principios y Valores: tu ética y la calidad de tus acciones para hacer las cosas desde un lugar que se base en el respeto de las fronteras de libertad del otro.

✓ Sentido Común: determinado por la gestión de tu inteligencia espiritual y de tu inteligencia emocional. Cuando hablo de gestión me refiero a la flexibilidad de creencias y emociones, teniendo en cuenta que solo así se podrán utilizar los recursos intelectuales en el lugar adecuado en el momento correcto disponiendo desde el servicio esto para tu entorno.

Pregunta respecto al accidente de mi esposa: ¿los dos conductores implicados cuentan con la actitud para manejar? Respuesta: no.

Por parte del conductor del bus, el ejercicio de los principios y valores no es adecuado al estar conduciendo bajo los efectos del alcohol y de sustancias alucinógenas. Por parte de mi esposa, me cuenta que al momento del accidente su pensamiento se encontraba enfocado en un ejercicio de perdón hacia sus padres y hermanos.

Con lo anterior -y respaldado en estudios realizados por prestigiosas universidades de reconocimiento mundial- podemos decir que la aptitud incide en un 25% en la capacidad de ser competente tu actitud un 75%.

Te pregunto a ti: ¿eres competente en tus relaciones? Llámese la relación como se llame, bien sea una relación padre-hijo, relación de pareja, relación social, relación laboral, relación con el dinero o con tu profesión. ¿Eres consciente de ti? ¿Sabes auto gestionarte?

Con la situación coyuntural que hemos vivido todos a nivel global considero que llega una invitación directa para conocernos y comenzar así a gestionarnos responsable y conscientemente.

Debemos aprender a conectar con sentido común con nuestro entorno para no entrar en una guerra de quién gana más o quién se recupera más rápido. Debemos lograr sin duda alguna conectar desde vínculos basados en el amor y en el respeto, desde una consciencia colaborativa, para que todos ganemos más de lo que dejamos de percibir y para que todos evolucionemos sin pisotear a nadie de nuestro entorno. Es hora de saber realmente quiénes somos, cuáles son nuestros talentos y así ponerlos de manera consciente competente al servicio de nuestro propio bienestar y el de todo nuestro entorno.

La consciencia competente se trabaja al conocernos y hacerlo con un criterio clave, con acompañamiento profesional. Verifica a las personas o técnicas que usas para autoconocerte y trabajar en ti, puedes encontrar muchas personas en tu entorno hoy en día que se promueven como expertos en este tipo de acompañamientos, verifica con sentido común. Si fueras a arreglar los frenos de tu auto no se lo confiarías a un experto en arepas y tampoco se lo confiarías a una persona con una mala actitud. Verifica no solo las credenciales, sino también que conectes desde el corazón con ese experto. El 25% de aptitud es muy importante tenerlo cubierto en su totalidad, no se valen conocimientos y experiencias a medias para ser competente. Y el 75% de la actitud lo compruebas en la creación del vínculo, este último se siente.

Hoy existen congresos virtuales en dónde expertos de talla mundial son convocados para compartir su experiencia y acompañar a las personas en la activación de su consciencia para la evolución. Yo he sido invitado a uno en el cuál podré compartir con 44 ponentes de distintos países y quienes desde sus áreas de conocimiento aportan a dicha evolución.

El autoconocimiento se logra alcanzar desde distintas disciplinas, tanto tradicionales como la psicología y las neurociencias, como desde nuevas tendencias que comienzan articular en el conocimiento tradicional la física cuántica y herramientas de diagnóstico. También estas nuevas tendencias validan disciplinas como el coaching, la PNL, las constelaciones familiares, entre otras

Hay muchas formas de conocerte y trabajar en ti para desarrollar tus niveles de competencia, por mi parte, te invito a que lo hagas responsablemente y verifiques de dónde surgen tus actitudes, no dudo un instante que el proceso de formación que has elegido o que estás llevando con UTEL es maravilloso. Si logras articular el conocimiento recibido con lo mejor de ti alcanzarás los resultados más rápidamente y de manera sostenible.

¡Serás Conscientemente Competente!

Ernesto Abello Murillo
Gestor de Relaciones y Competencias
www.thehopeevolution.com