“Siempre dejo las cosas para el último momento”
El autoreclamo más común entre los estudiantes.

Existen muchos factores que generan la procrastinación personal y hay muchos menos que ayudan a contrarrestarla. Sin embargo, eso no significa que dejen de ser efectivos, por eso el día de hoy te voy a compartir herramientas que puedes utilizar para fomentar el compromiso con tus estudios.

Lo primero que debe considerar es definir adecuadamente un objetivo, esto te ayudará a tener presente en todo momento cuál es tu motivación principal. Te sugiero tomar en cuenta las siguientes especificaciones:

  • Este primer lineamiento va relacionado a la forma de redacción de tu objetivo, teniendo en cuenta que cada uno será cumplido en un futuro próximo, es importante que la primera palabra  esté  redactada de manera infinitiva; cualquier verbo que termina en ar, er, ir.
  • Respetando la metodología es importante que tu objetivo tengan claro las preguntas ¿qué?, ¿cómo? y ¿cuándo?,  este requisito es necesario para delimitarlo adecuadamente.
  • Por último debes hacer un evaluación considerando las limitantes que tienes para cumplir el mismo.

El ejemplo de un objetivo, podría ser: “Cumplir en tiempo y forma las tareas y realizar mis exámenes  durante este bimestre, por medio de la constancia y la dedicación de un tiempo definido para entrar al Aula Virtual.”

También puedes apoyarte de herramientas y técnicas conductuales, que se pueden aplicar en conjunto o de manera individual, para fomentar la constancia. Erazo, L. R., & Nisenbaum, I. S. (2005) toman en cuenta modelos de intervención  para trabajar de manera concisa:

Contrato conductual: consiste en seleccionar la conducta con la que se trabajará, esta es la primera tarea al desarrollar un contrato. Seguramente encontrarás muchos comportamientos por modificar, pero no necesariamente debes elegir el más importante sino el más funcional.

  • Inicia el proceso de especificación, es aquí donde los lineamientos quedan claros, ¿qué es lo que se va a trabajar?
  • Es necesario que para realizar adecuadamente el contrato, generes un listado de seguimiento para registrar la ocurrencia de la conducta.
  • También es importante que realices un  acuerdo con un tercero, alguien que tenga contacto contigo para que te ayude registrar tu progreso y sea más fácil llevar el control.
  • Tipifica cuáles serán los beneficios al cumplir en su totalidad el contrato, lo mismo con castigos que obtendrás si alguna de las cláusulas no se cumple. Esto con la intención de que el contrato sea equilibrado.
  • Define un tiempo para cumplirlo.
  • Por último, redacta de una forma clara y concisa el contrato, así tú y la persona que te ayudará a registrar tus avances podrán comprenderlo sin problema.

Seguir estos puntos te ayudará a cumplir con más facilidad el objetivo que definiste desde un principio, pero tienes que estar consciente de que para cualquier realización de un hábito nuevo tiene que haber un compromiso de tu parte y esto facilitará que tu conducta se modifique.

Si se te dificulta mucho y esto te genera conflictos académicos, emocionales, familiares o laborales,  puedes registrarte en el formulario del Servicio de Orientación Psicológica que forma parte del Programa de Éxito Académico y Profesional, ahí con ayuda de los especialistas,  podrás realizar planes de trabajo para fomentar la constancia requerida y cumplir tus objetivos.

Solicitar apoyo

Psic. Marcos Jesús Marchand Roldán.
Programa de Éxito Académico y Profesional (PEAP)

Erazo, L. R., & Nisenbaum, I. S. (2005). Psicología clínica de la salud. Un enfoque conductual. El Manual Moderno.