Para la sociedad actual en la que la familia es lo más importante para nosotros y para nuestra propia supervivencia, fomentar la comunicación con cada uno de los integrantes es de las mayores prioridades que se debería practicar.

Comprendiendo que son nuestro primer contacto con alguna sociedad, la familia se vuelve un pilar fundamental para que tanto nuestra personalidad se complemente como la manera en la que nos podemos integrar a otros contextos culturales.

Trabajar en tener buenas relaciones dentro del círculo familiar es fundamental para la convivencia con los integrantes de la misma.

Ahora bien, entendiendo que llevamos un proceso de adaptación en el cual el aislamiento nos ha impedido integrarnos a diferentes círculos sociales, el contacto constante con nuestro círculo primario se puede ver afectado, ya que la comunicación puede disminuir por tener demasiada convivencia en casa.

Sin embargo, debemos aceptar que sin la comunicación óptima, la manera en la que las personas expresan sus sentimientos y pensamientos, se ve reprimida en su totalidad.

Es por eso que comprender el proceso de comunicación, así como otros factores que existen para poder acercarse a las personas que nos rodean para la convivencia, es primordial.

Sabemos que poder expresar adecuadamente un pensamiento puede ser clave para que se fomenten acuerdos, se den permisos o se realicen adecuadamente las órdenes. En la familia debemos aprender a expresar lo que pensamos tomando en consideración todo lo que nos rodea.

Posiblemente por el aislamiento el hogar es el lugar más adecuado para expresar nuestro sentir, sin embargo, si nos encontramos en una discusión con algún integrante de nuestra familia debemos tener en consideración que dicha discusión debe de ser fomentada para lograr un acuerdo entre los dos. Asimismo, se debe tomar en cuenta que en las familias existen personas de diferentes edades, con una brecha generacional importante, por lo que buscar el lenguaje adecuado en el que todos comprendan lo que se expresa es importante, además de que la manera en la que se brindan las retroalimentaciones debe de ser en un lenguaje neutro y con la intención de buscar una solución y no de hacer más grande el conflicto.

Es común que con el exceso de convivencia los conflictos se detonen aún más, sin embargo, debemos comprender que si se llega a generar alguna discusión, nuestro objetivo principal siempre será llegar a un acuerdo. La solución óptima es una idea utópica, ya que un conflicto se genera porque tenemos diferentes puntos de vista de una misma situación y estos son fundamentados por nuestro conocimiento personal, por lo que comprender que todas las personas son diferentes ayudará a llegar a un acuerdo. 

Los fundamentos y percepciones siempre estarán en desacuerdo, a menos que cuando se fomente la comunicación para resolver el conflicto ésta deberá de estar fomentada por la idea de llegar a un acuerdo en el que las dos partes cedan algo de lo que se encuentra a discusión, con la intención de volver a la armonía de la comunicación.

Si se logra que la comunicación se dé de esta manera, los conflictos familiares, personales, de pareja e incluso organizacionales podrán tener una mejor resolución.

Bibliografía:

Guía para la convivencia familiar durante la crisis del COVID19. Se recuperó el octubre 23, 2020 de https://www.madrid.es/UnidadesDescentralizadas/InfanciayFamilia/EntidadesyOrganismos/CAF/EstadoAlarmaGuias/GuiaparalaConvivenciaFamiliarCAF.pdf

Marcos Jesús Marchand Roldán

Psicólogo